Feeds:
Entradas
Comentarios

Animo!..Animo!!!…

…en serio…de verdad…quien? sinceramente…quien se anima cuando un ciclista pasa a tu lado fresco como una lechuga y te dice:

ANIMO ANIMO!

en las competencias…en el parque…en la carretera…en la estacionaria…si te pasan:

ANIMO ANIMO!

no ma…s!… de verdad te anima? …. NO!! … no te mientas a ti mismo!

sera que siempre pasaron a todos?… será que nunca los pasaron?

Y no es que este mal que te quieran animar…pero…shin…así no.. no?

Si estas en una competencia… puedes decir:

– Chin! hace calor no?

– Viste al que se cayo?..no ma…s!

– No ma…s, cuanto falta!?

Pero nunca:

– Vamos! vamos!

– echale! echale!

– Animo! Animo!

o … Nos vemos en la meta! jejeje esa nunca la he escuchado….peero..uno nunca sabe! jejeje

Ahora, si estas entrenando, paseando, etc. etc…. por que no bajar un poco el ritmo y entablar una pequeña conversación con tu compañero ciclista? cualquier tonteria… puedes comenzar con un “de donde vienes we??” “cuanto vas a rodar hoy we?” “como que esta haciendo 40 ºC no?…y asi dos o tres preguntas tontas mas y le sigues…no pasa nada.

Claro, puede que seas un tipo elite súper plus y no puedas bajar el ritmo de tu entrenamiento, esta bien…tu puedes seguir sin hacer la conversa tonta…siguele…puedes aplicar la del clima…hasta un silvido sirve…pero no…

ANIMO! ANIMO!

no ma..s!

Día 1:
Todo estaba listo el viernes para mi pequeño tour. Salí de casa a las 4:40 am con toda la energía disponible, feliz, confiado y con la bici cargada. Este año trate de dejar un poco de peso en casa, no empaque alimentos en exceso y lleve solo un poco de ropa para los 3 días que iba a estar afuera.

El objetivo era las Cabañas Mesa del Oso, mas allá de Laguna de Sanchez, donde tenía mi reservación para dos noches de campamento. Para los que no lo conocen, el lugar se encuentra a 14.5 km de la laguna, pero para llegar alli hay que pasar un pequeño obstáculo, la subida a El Manzano, una pequeña subida de casi 1000 m en un poco menos de 15 km. Yo sabía que iba a ser duro, pero también esperaba que después de pasarla todo iba a ser mas tranquilo. Ciertamente estaba equivocado.

Bajar por la Carretera Nacional fue bastante fácil, solo pare dos veces, una para un pequeño desayuno y otra para tomar algunas fotos.


A las 7 am estaba tomando el camino a la Cola de Caballo desde el Cercado, una cascada, y uno de los principales puntos turísticos de Santiago, NL, desde este momento, ya estaba subiendo.

Todo hasta este punto era bastante fácil, peeero, esta estatua estaba allí por una razón, y para mí estaba claro, estaba allí para hacerme saber en lo que me estaba metiendo.

Desde la Carretera Nacional, me tomó una hora para llegar al Hotel Cola de Caballo. Me paraba mucho, simplemente no podía hacerlo de una sola vez. Aquí un par de paradas que hice:

A partir de ese momento era castigo puro, parada tras parada, si que fue agotador, pero yo estaba seguro de que después de El Manzano (el pico) todo iba a estar bien. Si claro!

Cuando estaba pasando Cola de Caballo, un señor con su hijo (probablemente de 10 años) me pasaron a un ritmo increíble. Le dije al señor a donde me dirigía, y solo me deseo suerte.


Creo que ni siquiera estaba cerca de la mitad del camino, y ya estaba empezando a zigzagear todo el camino de carril en carril.

Fue duro, muy duro, pero ya no podía parar.

Eran las 10 am, cuando llegue a Las Adjuntas, ya iban 3 horas desde la Carretera Nacional y por supuesto aun faltaban unas 3 horas más de subida!

Me tome un descanso de 20 minutos allí, me comí una naranja, compre un poco de agua y segui mi camino.

Mientras descansaba pasaron dos ciclistas mas, uno en bici de ruta y otro en bici de montaña.

Seguí adelante, zig zags, parar, descansar y repetir todo una y otra vez.

Algunas paradas fueron mejor que otras jeje…


Solo tuve que hacerle una señal de parada al vendedor.

En una parada el rutero bajo. Tuvimos una charla agradable. Me dijo que sube dos veces a la semana. 50 min de la Cola de Caballo a El Manzano. Mis respetos.


Seguí adelante y cuando estaba a 2 km de El Manzano el señor y su hijo venían de regreso. Para ese momento ellos ya habían llegado a Ciénaga, habían desayunado, descansado, habían rodado un poco mas allá, regresaban y yo todavía de subida!. El señor me dijo que no pensaba que yo lo lograría, pero que ya estaba muy cerca para regresar, y realmente las palabras fueron un buen estimulo para seguir adelante. Y así lo hice.

Fue a la 1 de la tarde, 6 horas de subida. Me tome otro descanso de 20 minutos y luego comencé a bajar a Ciénaga. Eso fue  fácil, hice otra parada, compre un poco de agua y seguí mi camino.

Después de Ciénaga, la carretera esta bastante mala, debido a las lluvias de Alex del año pasado.

Aquí es donde supe que ya no podía mas, el dolor causado por cada pequeña piedrita era insoportable. El camino era una mini Huasteca. Aún así, rode una buena parte del camino, justo hasta llegar al pequeño cañón donde los coches luchaban por pasar. Llegue hasta una pick-up y solo tuve que preguntar…


Me dejaron a 3 km de Laguna de Sánchez … ya eran cerca de las 4 pm … ¿adivinen qué? Si, los 3 km de subida.

La subida no era tan grave, pero los tres kilometros me tomaron una hora más. Era oficial, física y mentalmente estaba destruido.

A continuación, algunas gotas comenzaron a caer del cielo… lo que me faltaba, lluvia! … definitivamente no parecía ser mi mejor día … en la Ciénaga la mujer en la pequeña tienda me dijo que no había llovido desde Alex …. y justo hoy conmigo en el camino, iba a llover! …por suerte se detuvo … por un tiempo.

Llegué a Laguna de Sánchez, estaba muy preocupado de cómo llegar a Mesa del Oso, sabia que iban a ser 14,5 km bien difíciles. Por suerte había un trabajador de las cabañas todavía en la laguna. No debo explicar mucho…no subí rodando a Mesa del oso.

El camino de la Laguna a Mesa del Oso tiene uno de los paisajes más impresionantes que he visto, acantilados impresionantes, montañas … simplemente imponente.

Me negué el derecho de tomar fotos desde la suburvan en la que iba. Primero, tendría que haberle pedido al señor que se parara para poder hacerlo bien y segundo, simplemente no estaba contento con el resultado del día para tomar las fotos de un camino que no rodé.

Llegué a Mesa del Oso, y justo cuando comenzaba a poner la tienda de campaña empezó a llover de nuevo, así que lo hice lo más rápido que pude …corrí a tomar una ducha, corrí de nuevo a la tienda … y por supuesto, justo después dejo de llover.


Día 2:
Mi noche no fue la mejor, tuve problemas en conciliar el sueño, creo que estaba pensando mucho en qué hacer, algo que estuvo claro para mí cuando me levanté.

Yo sabía que mi plan de permanecer por un día y explorar los alrededores en bicicleta, ir de nuevo a Mesa del Oso, volver a pasar la noche allí y luego volver a MTY, no podría ser, mis piernas simplemente no lo permitirían.

Tampoco quería quedarme un día entero en el campamento sin hacer nada, ni siquiera un libro me lleve. Al final yo sabía lo que iba a hacer, me iba a casa el mismo día.

Me desayune un poco de pan con sardinas con chipotle que tenía conmigo, una naranja y un montón de agua. Luego me fui a la oficina de camping y pregunte si alguien estaría bajando a la Laguna. Me dieron una hora.

Tomé otra ducha, empaqué mis cosas y estaba listo para irme.

Cuando estaba esperando para el viaje, un par de ciclistas aparecieron procedentes de Laguna, charlamos un poco, se detuvieron para esperar a dos más que venían. Intercambiamos algo de información. Estaban muy contentos con la rodada. Como lo dije antes, el paisaje que ofrece ese recorrido es impresionante, este simplemente no era mi tiempo para disfrutarlo.

Me dejaron en la Laguna a las 11.30 y desde allí fue todo en bajada rumbo a Ciénaga.


Desde Ciénaga a El Manzano caminé hasta la mas mínima subida empujando la bici … quien lo hubiera imaginado! jeje.


Una vez en El Manzano ajusté mi freno trasero que estaba un poco largo y luego los 1000 metros de bajada fueron …. bueno… rápidos! jeje

Llegué a la Carretera Nacional a la 1 pm creo o bastante cerca … la verdad yo no quería subir hasta MTY y de hecho empecé a pedir un aventon, pero no tuve suerte, asi que decidi rodar un poco….y menos mal que lo hice:

Descanse un rato y empece a rodar de nuevo … sólo por un tiempo … otra vez me encontré con una pick-up estacionada, pregunte, y la pareja, muy amable, prácticamente me dejo a una cuadra de mi casa.

Eso fue todo … llegué a casa, tomé una ducha … compre una pizza … hable un poco con la familia … y dormí durante casi 14 horas!

Llegué a un par de conclusiones importantes después de este “MiniTour”:

– Realmente necesito mejorar mi estado físico si quiero disfrutar de este tipo de salidas en las montañas de Nuevo León. Sé que llevaba algo de peso extra conmigo, pero realmente necesito perder los 20 kilos extras que llevo CONMIGO todo el tiempo.

– Incluso cuando este en mejor forma, nunca, nunca más, incluiré un cambio de elevación de mas de 1000 metros en un mini tour de 3 días. Simplemente no lo hará agradable.

Los números de este “Mini Tour”:

Día 1: 72.3 kilómetros, 7 horas 23 minutos de pedaleo.

día 2: 52.3 kilómetros, 3 horas 43 minutos de pedaleo.

Una pequeña nota de disculpa por el abandono al blog de martinsillo: 

¡Disculpas!

………………………………………………………………

Asi es! ya todo esta listo para mi salida mañana!

Regreso el Domingo!

Excelente post que encontre hoy y que quisiera compartir con los que puedan pasar por aqui 😉 …

Monterrey en Bicicleta

Justo hoy en mi camino a casa, en una intersección en la que yo tenia el paso libre, o mas bien, en la que los conductores que atraviesan mi ruta tienen señal de Alto, veo que viene un auto a una velocidad un poco alta…bajo mi velocidad y veo que el tambien lo hace, por supuesto pense que se pararia y segui pedaleando…pues no fue asi….el conductor grito algo que no pude entender y en seguida acelero a fondo!…aplique mis frenos solo para ver pasar el carro a centimetros de mi rueda delantera…fue un poco frustante por decirlo de algun modo…ni chance de decir algo pude….

Ahora piensen un poco… si mi experiencia fue mala…imaginense el sentimiento de este grupo en Brasil…

Es impresionante e increíble ver como alguien puede ser tan loco para hacer algo como esto…uno se queda sin palabras ante estas cosas….cuanta rabia puede generar tener que manejar una cuadra adicional para rodear a un pequeño grupo de ciclistas… en el video, en la toma aérea no se ve que este ocupando mas de una cuadra.

Esperemos que se capture al agresor y sea sentenciado como se merece…

…al conductor del Derby blanco que casi me atropello el día de hoy… espero que esta noticia llegue a ti de algún modo y te haga pensar un poco sobre tus acciones.

Ya ha pasado un mes desde que tome algunos compromisos y bueno, me toca revisar como voy..

1. Un año perfecto como Bike Commuter.

🙂

Todo bien aquí, mi primer mes (y hasta el día de hoy) sin fallos. Los ánimos esta bien, pero debo confesar que el ambiente en MTY no ha estado muy cómodo para estar en la calle.

2. Armar mi bici de ruta y rodar un Century.

No avances por ahora. Este es una meta a largo plazo….y menos mal es así!

3. Completar uno de los dos Circuitos de Carreras MTB de N.L. con La Pugsdozer.

Pues ya hice mi primer maratón y un desafío extra de 67 km. Aun no lo decido completamente, pero creo que solo hare este tipo de carreras este año. Las Cross Country cortas creo que no las voy a disfrutar tanto.

4. Mini Tour

Ningún avance….otra de largo plazo.

5. Llevar a La Pugsdozer a rodar a la Playa.

Ningún avance….vamos a esperar el verano no? 😉

6. Leer un libro al mes.

😦

Aun no termino Azteca, pero la verdad es que si he estado enganchado con el libro, las ultimas dos semanas practicamente leia 1 hora diaria. Creo que la meta de 12 libros al año aun la puedo lograr sin necesidad de hacerlo leyendo 1 cada mes 😉

7. Beber 1892,70 ml de agua al dia.

Estoy bebiendo agua como un loco! En la oficina estoy cumpliendo la meta a cabalidad, en casa no tanto 😦 . Comparando esto con el año pasado, creo que lo estoy haciendo de maravilla.

8. “Blogear” mas seguido.

mmmm que excusa valida puedo dar aquí?….ah! el libro…listo!…dos semanas un poco irregulares. 😦 como que no, no?

Todo estaba listo para un gran día de maratón MTB. Para nosotros los principiantes, un humilde paseo de 30 kilómetros 18.6.

Como es habitual en este tipo de evento, las categorías superiores arrancaron primero,  dando a cada categoría un arranque un poco más libre y no uno apretado con los aproximadamente 400 ciclistas al mismo tiempo.

Mis segundos de gloria.

Cuando llegó el momento de la partida, yo estaba listo, y cuando se pito el arranque incluso me encontré pasando a algunos compañeros. El comienzo fue cerca de una sección de carretera, por lo que sería necesario entrar en ella durante unos 300 metros antes de entrar en la pista, un double-track para nosotros o una ruta de coches un día cualquiera. Cuando entre a la pista enseguida y sin pensarlo mucho me ubique en el medio de la pista, corredores a cada lado y uno delante de mí luchando para mantenerse sobre la bici debido a las rocas sueltas no compactadas por los autos. Cuando el corredor del frente se movió a uno de los lados, me sentí en el cielo, ya no tenía la preocupación que el corredor se cayera delante de mí y estaba pasando personas fácilmente en mi propio camino, como hecho a la medida para mis grandes llantas. Si esa ruta duró 300 metros estoy exagerando. Yo no estaba en el cielo.

Mis 3 horas de la tortura.

Tan pronto como deje mi pedazo de cielo el camino comenzó a ser un poco más duro y un poco inclinado también, los corredores empezaron a pasarme, hombres, adolescentes, mujeres, abuelos, niños, el hombre en la silla de ruedas, en fin me ubique exactamente detrás de la ambulancia. Simplemente no pude mantener el ritmo.

Iba tan duro como podía, mis piernas dando lo que podían, mi plan, no dejar de pedalear. Tuve que bajar mis engranajes muchas veces para poder hacerlo. Cuando el camino se inclinaba un poco con seguridad me encontraba bajando velocidades. Yo estaba detrás del grupo de principiantes, al menos los podía ver. Había esperanza. No, no había.

Llegué al primer charco de lodo. Traté de pasar por la ruta más transitada, la ruta dejada por los corredores delante de mí. No fue suficiente, mis grandes llantas agarraban todo lo que podían y el peso añadido realmente se podía sentir. Jeje ahora recuerdo a unos compañeros quejándose sobre el tema después de la carrera, jeje creo que no saben lo que es cargar lodo en las llantas. En ese momento, vi la cola de los desaparecidos de grupo.

No deje de pedalear, no me detuve a limpiar mis llantas, sólo seguí. No muy lejos vi una rueda trasera otra vez; pensé que por lo menos podría seguirla. Pasamos una mujer sollozante volviendo en su bicicleta, apuesto a que esos eran lágrimas de rabia más que lágrimas de dolor, segundos después ella y su pareja nos pasaban como si fuéramos en la dirección opuesta. (Luego oí que la caída no fue nada suave y que ella hizo un gran trabajo después de eso).

No estaba tan mal, estaba detrás pero no por mucho. Vi el primer punto de control (el único para los principiantes), estaba en la cima de una pequeña colina, cuando vi, algunos corredores estaban a pie y en seguida me dije que podía acercarme más al grupo. Había esperanza. No, no había.

Tan pronto como pensé en eso, tuve una pinchadura. No en mi llanta delantera, sino en el trasera. Para los que tienen un cuadro de Pugsley 09 o anterior, sabes lo que esto significa. La forma del “dropout”  trasero no permite el desmontaje de la rueda trasera de una forma fácil o rápida, incluso se necesita aflojar el freno de disco trasero para poder hacerlo. Hice todo tan rápido como pude, la llanta que en casa sale fácilmente, esta vez me dio batalla. Un par de corredores me pasaron, que extraño, yo pensaba que era el último, bueno, ahora lo era.

Una vez que estaba listo mis piernas se sentían extraño, seguramente por el rato agachado cambiando la cámara. Comencé a pedalear una vez más con el propósito de no dejar de hacerlo y por lo menos, acabar la carrera. El grupo grande estaba por lo menos 20 minutos lejos de mí, ya no había ninguna esperanza.

con mi cámara cuando faltaban 7 km

No hay mucho que decir después de esto, simplemente seguí rodando hasta el final.

–        Hice los 30 km en 2: 43 min (incluido el tiempo del pinchazo)…ultimo en mi categoría por al menos 27 min…la diferencia entre los 5 últimos corredores fue de 17 min…el ganador de la categoría hizo 1: 25 min… de los principiantes, no fui el último en cruzar la línea de meta.

cruzando la meta

–        Yo sabía que no iba a estar cerca del podio, pero la verdad tampoco esperaba estar tan cerca del primer lugar en el otro extremo, mucho menos ganármelo.

–        Llevar 105 Kilos arriba de la bici es mucho peso, necesito perder unos cuantos, pero en serio

–        Fue una gran experiencia, de eso no hay duda, y creo que algunas cosas necesito  cambiar en la configuración de la bici para la próxima carrera. No la bici.

–        Se que la bici me pone en cierta desventja ante los demas corredores, pero la verdad es que no es excusa para el tiempo que he logre hacer. Ciertamente los 88 km de ida y vuelta al trabajo en la semana no son suficiente entrenamiento para este tipo de eventos.

Para el amigo que se me acerco después de la carrera y me dijo: “Así que, esta es la famosa Pugsdozer”….Gracias! le diste un poco de alegría a un mal día de carrera!